lunes, 2 de octubre de 2017

PAPELEO TRAS EL PARTO

Cuando nació bebé pingüino y nos dieron el alta también nos dieron un montón de papeles. Que si certificado de nacimiento, certificado de parto, recetas para mí, recetas que debía pedir para él a su pediatra, su cartilla de salud, mi cartilla de embarazo... Organizar todo el papeleo que nos hacía falta era un poco caos cuando lo único que quería era irme a casa y estar tranquila con mi bebé durante muchos días. Pero no, había que formalizar su nacimiento. Y en eso, como en otras muchas cosas, la sociedad no espera.

Siempre que hablaba o leía a otras mamás hablar sobre el tema del papeleo tras el parto notaba cierto agobio sobre ello. Que si los plazos son muy cortos, muchas cosas que entregar, bebés que lloran y demandan... Así que, como comprenderéis, me enfrentaba a ello de la misma manera. Sin embargo, mi experiencia fue muy positiva.



  • ASIGNACIÓN DE PEDIATRA Y PRIMERA CITA EN EL CENTRO DE SALUD.

Cuando estaba embarazada a iba a las consultas de mi Centro de Salud, me insistieron mucho para que, en cuanto mi hijo naciese, pidiese cita para la primera visita con la pediatra y para hacerle la prueba del talón, que debía hacerse allí entre el 3-5 día (salvo que se hiciese en el hospital directamente, por estancia prolongada o por cesárea). Me insistieron mucho en que no lo dejase de más porque en mi Centro de Salud había muchos niños y las citas estaban satudadas. 

Así que en cuanto nació bebé pingüino, mientras esperaba a que me dieran el alta, mi padre se acercó a pedir la cita. Como es un pueblo pequeño y nos conocen, no hizo falta nada más. Le dieron un papel donde constaba su número de la seguridad social, su fecha de nacimiento, el domicilio habitual, la pediatra que se le había asignado y algunos datos sobre el tipo de cobertura sanitaria que le correspondía. Con este papel podía ir sin ningún problema a su primera cita a la pediatra, aunque lógicamente aún tenía que ir al INSS a formalizar su nacimiento.

  • REGISTRO CIVIL => LIBRO DE FAMILIA.

Cuando mi hijo nació aún no estaba vigente en todos los hospitales el tema del registro, aunque sí que me dieron un papel con la información de nacimiento de mi hijo para facilitar el papeleo cuando fuera al Registro Civil.

Un par de días después de recibir el alta, un amigo vino a casa y nos comentó que algún amigo suyo había tenido que ir dos o tres veces al Registro sobre las 6 de la mañana porque daban muy pocas citas y se quedaban sin ellas. Aquí me entró un poco de desesperación y es que para hacer todo esto hay unos días de plazo que, entre unas cosas y otras, vuelan. Y además, al ser monoparental, tengo que acudir yo sí o sí, no puedo delegar en otra persona. Aunque sí para pedir la cita. Y aquí fue, otra vez, mi padre. El pobre estuvo desde las 7 de la mañana esperando a que abriesen. Lo hicieron sobre las 8 y le tocó la última cita de la mañana para inscripción de nacimiento. No repartieron más de 4 citas para eso. Desde que me llamó hasta que llegué ahí pasó una hora! Era la primera vez que salía de casa con bebé pingüino y ya sabéis: vestirlo, teta...

Cuando llegué acudí al mostrador y me dieron un papel que debía rellenar. Allí había una encargada con cara de amargada. Le pregunté si me hacía falta algún papel en el que constase que no había padre, y le expliqué que mi hijo era de FIV. En ese momento la chica me miró con mala cara y gritando me dijo que no y que a ella le daba igual si era por FIV o no. Fue muy borde. Me fui a otro lado a rellenar el papel que me habían dado y un rato después fue mi turno para entregarlo. Por suerte, me atendió otro hombre más amable. Y me dijo que, efectivamente como yo pensaba, tenía que firmar una declaración jurada en la que constara que no había padre. También me informó, aunque yo ya lo sabía, que podía invertir los apellidos de mi hijo si quería. Una vez lo tuvo todo, me hizo repasar muy bien todos los papeles. En resumen, los papeles que necesité fueron: mi DNI, el certificado de nacimiento expedido en mi hospital, el formulario que me proporcionaron allí y la declaración jurada en la que constaba que no había padre.

Salí de allí súper feliz con mi libro de familia!

  • INSCRIPCIÓN EN LA SEGURIDAD SOCIAL.

Cuando salimos del Registro Civil fuimos a desayunar porque bebé pingüino pedía teta. Como estaba tranquilo y al lado estaba el Instituto de la Seguridad Social, decidimos acercarnos para informarnos de lo que necesitábamos, aunque realmente ya lo sabíamos e incluso llevábamos todos los papeles, que básicamente eran el libro de familia, mi tarjeta sanitaria para incluirlo como beneficiario y un impreso de afiliación del bebé en la SS, que era igual que el papel que le habían dado a mi padre en el Centro de Salud el día que fue a decir que había nacido. Para nuestra sorpresa no sólo nos informaron sino que nos dieron cita para ese momento. Me dieron un papel que debía presentar en mi Centro de Salud, un documento acreditativo del derecho a asistencia santaria, para que me enviaran a casa la tarjeta sanitaria que llegaría en unos 15 días. Efectivamente, llegó en un par de semanas. Con este papel también se regulaba su derecho a recibir asistencia sanitaria en ese Centro y la asignación de pediatra que me hicieron al nacer.

Allí también aproveché para informarme sobre las ayudas a familias monoparentales y me informó sobre una ayuda que había de 1000€ directos. Una prestación por nacimiento que se daba en casos de familia numerosa, hijo de madre discapacitada o familia monoparental. Me dió el formulario y me dijo todos los documentos que me hacían falta. También me dió cita para otro día. Fue también un trámite muy rápido. Esta ayuda tiene un límite de ingresos, en mi caso estaba en paro y no estaba cobrando así que me lo dieron sin problemas. 

  • EMPADRONAMIENTO.

Nuestro Ayuntamiento está al lado del INSS así que mi madre y yo nos envalentonamos aprovechando que bebé pingüino seguía durmiendo. Decidimos aprovechar para empadronarlo, que era el último papeleo gordo que quedaba. Allí fue todo un poco más lento porque había mucha cola pero una vez nos atendieron fue muy rápido también. Me dieron un volante conforme estaba inscrito en el domicilio familiar pero para otros trámites, como el DNI, tuve que volver para solicitar un certificado de empadronamiento. Ahora, no sé por qué, ya no dan directamente el certificado si no que se tiene que solicitar expresamente. Para inscribirlo es únicamente necesario en DNI de la madre o padre pero para solicitar un certificado (cuya validez es mayor) tienes que aportar los DNI de todos los miembros de la unidad familiar.

  • DNI Y PASAPORTE.

Hacer el DNI y el pasaporte no es algo obligatorio, pero aproveché que yo tenía que renovarme el DNI para hacérselo a él. Una vez allí, pensé que por qué no hacerle el pasaporte también. No tenía cita pero me dijeron que no había problema, que me lo hacían igual. 

Para el DNI de bebé pingüino hacía falta una foto de carnet, un certificado de empadronamiento y un certificado literal de nacimiento expedido por el Registro Civil. Con este último documento tuve una mala experiencia. Lo solicité por internet, para ahorrarme las colas, y aseguraba que llegaría en 15 días. Nunca llegó, así que tuve que ir yo misma al Registro Civil a solicitarlo. No le tomaron ninguna huella al ser tan pequeño pero el policía encargado sí que comprobó físicamente que bebé pingüino correspondía al bebé de la foto. En el caso del pasaporte me pidieron una fotocopia del libro de familia, por el tema de no tener padre, me dijeron que tenían que constatar que era cierto. Imagino que ese tema está ahora muy controlado. Si se hace el pasaporte de forma aislada hay que llevar una foto de carnet y el DNI del bebé.

Yo vivo en un pueblo pequeño y aún así había bastante demanda para hacer tanto el DNI como el pasaporte, por eso se suele aconsejar que se coja cita con bastante tiempo previo. De hecho, no lo hice en mi pueblo sino que fui a la capital porque adelantaba varias semanas el papeleo. La forma más cómoda es a través de la plataforma digital, es bastante fácil de usar y tiene la ventaja de que puedes optar por la localidad que tú prefieras y en el horario que más te interese. Además, puedes solicitar hacer sólo el DNI o ambas cosas y también puedes escoger si sólo quieres una cita para ti o si quieres una cita múltiple, para algún acompañante, como fue mi caso. 

Tengo que reconocer que para mi, todos estos trámites, fueron algo sencillo y bastante rápido. Pero antes de ello tuve mucho agobio pensando en que pasaría días y días para poder tenerlo todo. Me daba miedo que bebé pingüino llorase, lo pasase mal de aquí para allá, porque tenía muy poquitos días de vida y lo que menos merecía era estar de oficina en oficina. Es algo que hay que hacer, lógicamente, pero deberían permitirnos plazos algo más amplios. En mi caso fue un parto muy bueno y, a pesar de la episotomía, con una recuperación aún mejor, pero puedo entender una mamá con una cesárea, por ejemplo, lo mal que debe pasarlo en estos momentos. Además, como he dicho, al ser monoparental, me obligan a ir sí o sí a todo y creo que habría que poner un sistema en el que se pudiese delegar con algún tipo de documento en algún otro familiar. Yo reconozco que a mí me hacía ilusión ir a todo, porque eran los primeros pasos en la vida de mi hijo, pero no todas estamos en las mismas circunstancias ni nos encontramos igual de bien y los plazos nos limitan mucho.

En mi caso, al final resultó que el tema de los papeleos no fue para tanto. Pude hacerlo todo en una mañana. Salvo en DNI y el pasaporte pero, como digo, esto no era un trámite obligatorio sino optativo. Bebé pingüino se portó genial. Estuvo todo el rato durmiento y sólo se despertó a media mañana para desayunar. Lo que parecía un día de prisas y estrés se convirtió en un día especial en el que, por fin, presentaba a mi hijo al mundo! 

- - - -

¿Y tú, cómo llevaste el tema de los papeleos? ¿Se te hizo un momento especialmente duro o fue más fácil de lo que pensabas?

20 comentarios:

  1. Qué pereza todo el lío de papeles tras el parto. Aunque cuando nació mi hijo ya te hacían el alta en el Registro, nosotros tuvimos que ir personalmente porque di a luz en otra ciudad y queríamos registrarle en la que residimos para evitar futuros desplazamientos. Encima, para este trámite, a pesar de estar casados debíamos personarnos ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra, que si quieres cambiar de sitio o el hospital no está donde tú vives tienes que ir igualmente. Deberían contemplar todo eso!

      Eliminar
  2. La verdad es que es un jaleo. Con el mayor nos lo comimos todo, por suerte con la niña en el hospital la registraron y todo lo demás lo hicimos por internet con el certificado digital y genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el certificado es súper útil. Yo me lo hice tiempo después. De todas formas me dan más seguridad los trámites físicos que online.

      Eliminar
  3. Qué maravilla!
    Yo tuve la suerte de enterarnos q había una “empresa” donde por 50€ te hacía todo el papeleo. (Yo creo q era un tío al q se le ocurrió la idea e iba él mismo).
    Yo no pensaba moverme y mi marido dijo q preferís estar con nosotras a haciendo cola, y la verdad q fenomenal!! Un dinero muy bien invertido la verdad!’

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que conozco a esa empresa. La verdad es que va bastante bien, aunque yo reconozco que soy un poco "masoca" y me gustaba la idea de ir y hacerlo yo!

      Eliminar
  4. Por suerte en muchos hospitales ya gestionan el registro y algo se avanza y agradece! Pero sí que es un jaleo!

    ResponderEliminar
  5. yo muchos de los papeleos los hice un tiempo después, como el pasaporte. no meses después, pero si días después, para descansar los primeros días. y al registro, mande al padre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en DNI y pasaporte se lo hice un mes después. Lo que pasa es que yo para todos los papeleos tenía que acudir al ser monoparental!

      Eliminar
  6. La verdad es que da mucha pereza. Nosotros tuvimos la suerte de que en nuestro hospital nos dijeron que si pagábamos 20€ nos hacían el trámite del registro civil. El empadronamiento lo hicimos unos dias despues de salir del hospital, igual que el de la seg. Social. No nos preocupaba tanto porque ya habíamos escogido pediatra por el seguro que tenemos.
    Lo único que no hemos hecho es lo del dni y es que me da una pereza enorme ir al registro civil a pedir el papel para hacerlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se puede pedir por internet y te lo envían a casa! En mi caso tuve problemas y al final tuve que ir yo, pero vamos, que si lo hacen bien te tiene que llegar!

      Eliminar
  7. ¡Yo también le hice el DNI! Jajaja. Pero el pasaporte no se lo pude hacer porque tenía que venir su padre y no lo sabíamos, y ya me ha dado pereza pedir cita... Pero ahora que he leído tu post me he animado y voy a pedirla ya :)

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pídelo, que así os podéis ir a cualquier lugar del mundo cuando menos os lo esperéis!

      Eliminar
  8. Muy útil para primerizos. La verdad es que te reenvío que hacer tanto trámite es un rollo y en esos días que aún te estás haciendo al bebé :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que deberían facilitárnoslo un poquito más.

      Eliminar
  9. Los pocos días que tenia mi marido por paternidad y pasó muchas mañanas haciendo todos esos papeleos. Y cuando la pequeña nació en el extranjero peor todavía. nos tocó visita al consulado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, y encima no le dejaron disfrutar de esos días! Qué mal organizado está todo.

      Eliminar
  10. En mi caso, reconozco que dejé que papá se encargara de todo... yo necesitaba conectarme con mi bebé y desconectarme del mundo real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, yo es que no podía delegar porque soy monoparental! Pero lo ideal es disfrutar de esos días con el bebé.

      Eliminar

Al dejar un comentario en este post das tu consentimiento para el almacenamiento y gestión de tus datos por parte de Andrea Sánchez, responsable de Las aventuras de bebé pingüino, cuya única finalidad es gestionar los comentarios que realizas en este blog. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Blogger (operador de web) y no serán utilizados para ningún tipo de uso comercial ni publicitario. Podrás ejercer tu derecho a modificar o eliminar tus datos enviando un email a: lasaventurasdebebepinguino@gmail.com

No olvides leer la Política de Privacidad, Aviso Legal y Política de Cookies de este sitio web para consultar todo lo relativo a Protección de Datos e información adicional (lo puedes encontrar en la parte inferior del blog)

¡Anímate a comentar! Me hará mucha ilusión leerte.